1001 maneras de llamar a tus genitales.

 

Coño, chocho, conejo, son los más recurrentes para identificar a los femeninos; en el lado opuesto, polla y pilila se sitúan como los más habituales para nombrar a los masculinos.

Existe tal variabilidad de palabras usadas para citar a nuestros órganos sexuales externos que se podrían llenar hojas y hojas con las 1001 formas que tenemos de referirnos a ésta parte de nuestra anatomía. Y si no te lo crees, prueba a coger lápiz y papel y preguntar en tu entorno cómo llaman a su pene o vulva.

En general, no existen grandes diferencias entre hombres y mujeres a la hora de hablar del pene, el término polla es el que se lleva la palma entre ambos sexos. Trompa, mango, pistola, nabo, palote; la mayoría hacen alusión a elementos que simbolizan la forma alargada del pene.

En el caso de la vulva, hombres y mujeres también nos referimos de forma similar. Los preferidos entre el sector masculino: coño y chocho. Las mujeres usan también de forma recurrente chocho, pero el término coño queda un poco relegado. De ambas partes tampoco faltan las alusiones a la naturaleza, animales o moluscos: margarita, flor, conejo, almeja, mejillón, poma (manzana en valenciano).

Hay quién no duda en darle al asunto un toque de humor, de ahí apelativos tan peculiares como pirulo, cerbatana o cosita para hablar del pene; o ratón y bollete para la vulva

Paradójicamente, conocemos éste amplio abanico de motes, pero en numerosas ocasiones existe un total desconocimiento sobre el verdadero nombre de los órganos sexuales externos. Ésto sucede de forma muy llamativa en lo que se refiere a la genitalidad femenina.

A pesar de la gran importancia que se le da hoy en día a nuestra imagen corporal, seguimos encontrando mujeres y hombres que dudan sobre cuál es el término correcto para hablar de los genitales femeninos.

Caso aparte es que la tarea se complica si además le pides a alguien que cite las partes que comprenden la vulva y el pene. Pese a que la anatomía de los genitales masculinos y femeninos está lo suficientemente descrita seguimos estando un poco verdes en ésta tema. Nunca es tarde para ponerse al día, así que si crees que tienes alguna carencia en éste sentido prueba a consultar en libros o webs especializadas. Nunca es tarde para aprender un poco más de tus genitales y descubrir rincones que quizás hasta ahora sabías que existían pero no sabias nombrar.

Rosa Navarro Sánchez

Psicóloga y Sexóloga

Fuente: Entrevistas a 10 hombres y 10 mujeres.

 

Escrito por admin

Valora este artículo

Puntuación de 4.8 con un total de 4 votos.

Share This:

encuesta de sexualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.