Estimulación del Punto L masculino, ¿te atreves?

¡Hola lectores! Hoy voy a hablaros de la masturbación masculina y de cómo podemos potenciarla. En mis últimos artículos me centré en la femenina porque considero que es mucho más desconocida y menos comprendida socialmente. Pero hoy escribiré acerca del hombre. Me imagino que al mencionar “masturbación masculina” lo primero (y único) que nos viene a la cabeza es el pene. Como siempre, nos olvidamos de otras zonas erógenas que hay en el cuerpo y que van más allá del pene y la vagina. Debemos atrevernos a descubrirlas ya que no tienen por qué ser universales, cada persona puede tener sus propias zonas erógenas y de ahí la diversidad de fantasías sexuales. La masturbación puede ser beneficiosa para prevenir el cáncer de próstata y para evitar la eyaculación precoz. Como en el caso de la mujer, ¡todo son beneficios!

Así como el Punto G lo vinculamos a la mujer, también se ha encontrado una zona especialmente erógena en el hombre que los autores han denominado Punto L. Éste se encuentra a nivel prostático y se puede estimular a través del ano. La próstata es el órgano encargado de la segregación del semen. Así que no debe considerarse una práctica únicamente homosexual, como muchos hombres piensan. Fisiológicamente vuestro Punto L está ahí. Y su estimulación potencia al máximo el placer sexual masculino. De la misma manera que la estimulación del Punto G en la mujer nos permite alcanzar el máximo clímax.

El Punto L es también denominado perineo y se localiza entrPunto L masculinoe la parte inferior de los testículos y el ano, como decía, a la altura de la próstata. Externamente, podemos estimularlo mediante la masturbación convencional y añadiendo al mismo tiempo presión con los dedos sobre el perineo. Lo ideal es que esta presión sea ejercida por la pareja. Para estimularlo internamente, combinaríamos la masturbación manual con la inserción de un dedo u objeto por el ano (algo que no todos los hombres están dispuestos a probar). Al introducir el dedo hasta el ano nos encontraremos con una masa redondeada que debemos masajear al ritmo y tiempo que nuestra pareja se vaya excitando. Un juguete sexual diseñado para tal efecto es el “plugo”. Pero hay más opciones, por ejemplo, a través del sexo oral, práctica que consistiría en la aspiración suave y rítmica del pene, algo similar a una succión. También así se conseguiría el orgasmo del Punto L. Sin embargo, conseguir la estimulación del Punto L mediante el coito resulta mucho más dificultoso y requiere de mucha destreza por parte de la pareja sexual. Sería necesario que, en este caso la mujer, estuviera en buena condición de mover sus músculos vaginales de tal manera que produjera el efecto de aspiración del pene. Parece complicado…aunque todo es cuestión de ponerse.

Os animo a probar estas técnicas. Muchos expertos aseguran que el clímax alcanzado mediante la estimulación del Punto L es diferente al experimentado mediante la masturbación convencional o el coito anal (por parte del hombre). Éste es mucho más lento y progresivo, pero a la vez más profundo y más fuerte. La doctora Leslie Leonelli dice que: las descargas de placer son más potentes, menos agudas, más calientes y placenteras, más redondas, más intensas. Tiene buena pinta, ¿no?

¡Feliz fin de semana a todos y todas! Disfrutad y descubrid todos vuestros puntos erógenos. ¡Hasta la semana que viene!

Escrito por Rosalía

www.adamiapsicologia.es

Valora este artículo

Puntuación de 4.1 con un total de 8 votos.

Share This:

encuesta de sexualidad

7 Comments to Estimulación del Punto L masculino, ¿te atreves?

  1. Xavi dice:

    ¿Puede que en algún sitio le llamen punto P al punto L, o son dos zonas diferentes?

  2. Alejandro Rivera dice:

    Es necesario limpiar el año antes de alguna manera? Me refiero a internamente.

    • Rosalía dice:

      ¡Hola Alejandro! Limpiar el ano, o la zona perianal, tanto interna como externamente es una cuestión fundamentalmente de higiene. Se puede hacer tanto por cuestiones personales como por nuestra pareja. Lo que sí es necesario es lubricar la zona con detenimiento y dedicar tiempo a la estimulación previa ya que es una zona con muchas terminaciones nerviosas y podrías o podrían lastimarte. Por otra parte, ¿qué sería lo ideal? Iniciar la práctica sin ganas de defecar, puesto que al estimular la próstata estimulamos el ano que es un esfínter y puede ser algo incómodo, o generar sensaciones incómodas. La próstata no está relacionada directamente con el reflejo de defecar, pero las zonas que la rodean sí. Pero al igual que antes de iniciar el coito vaginal es mucho más cómodo si no hay ganas previas de orinar (ni por parte del hombre ni de la mujer). Pero salvo eso, sería más bien una cuestión de higiene. Espero haber resuelto tu duda, ¡gracias por tu comentario!

  3. Geron dice:

    Recomiendo a todo el mundo a que lo pruebe,tanto ellas incitando a la practica como a ellos invitando a hacerla.Muy buen artículo Rosalía te felicito.

    • Rosalia dice:

      ¡Muchas gracias Geron! Espero que poco a poco, entre vuestros comentarios y mis artículos, nuestros lectores se vayan atreviendo con cosas nuevas. ¡Gracias por tu comentario!

  4. Anabel dice:

    Hola,. a mi me encanta hacerle el sexo oral a mi pareja pero a mi nunca me lo han hecho y bueno no lo pido porque no me gusta, ademas mi pareja no me lo pide, sus comentarios son muy cierto, la felecito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.