Átame en corto, Shibari el arte de las cuerdas

Cierto cine ha sacado a la palestra algunas prácticas sexuales menos comunes, no hablo del porno sino de un título relacionado con un señor gris, prácticas que visibilizan otros modos de obtener placer, gracias también a que poco a poco la sexualidad ya no se ve con el único fin de procrear sino que también se puede disfrutar y experimentar.

Seguro que más de una vez en los últimos años has propuesto o te han propuesto eso de – Átame cariño- y por eso hoy vengo a hablaros del Shibari, que significa atadura en japonés, lo que hoy está relacionado con la atadura erótica no empezó con este fin. Nos tenemos que remontar al viejo Japón del Siglo XV, cuando los samuráis eran los que manejaban el cotarro en medio de guerras  surgió un código para apresar enemigos basado en las cuerdas y los nudos. Como te digo, llegó a tal nivel que cada familia tenía su «firma» según la forma de atar y anudar, llegando a ser posible identificar la clase social, trabajo etc.

 

Ahora bien, para entender como este método de tortura llega hasta la forma erótica de arte de nuestros días, tiene mucho que ver con la apertura a occidente del país del sol naciente. Varias guerras,  con EEUU, China… , hasta ese final por todos conocidos con las dos bombas atómicas. Es en los 50 y 60 cuando se empieza a ver en algunas revistas fotos y comienza a haber shows alrededor del Shibari.

Y bueno, para ti que has llegado aquí debido a que te interesa el mundillo y ya conoces algo, tienes que saber que hay claras diferencias entre Shibari y el atado sexual occidental. En el juego erótico del BDSM implica inmovilizar, no sólo con cuerdas, y humillación como parte de este juego y que no persigue , en un principio la calidad estética. En cambio en el Shibari, que no sólo se usa con un fin sexual, hay una estrecha relación artística entre el maestro atador, la sumisa, la cuerda, los nudos, los espectadores etc.

La estrecha comunicación entre el atador y atado propicia un ambiente de respeto, cariño y concentración donde el atador posiciona sus cuerdas y nudos para realzar o subrayar las formas de la persona atada. La expresión facial es muy importante, en la cultura nipona la cara muestra normalmente una impenetrabilidad absoluta, y en este arte eso se rompe de alguna forma dando lugar a una desnudez vestida de nudos y yute.

Una vez atada y suspendida o no, ¿qué hace el atador con la persona atada? Realmente no se puede generalizar depende de la relación entre ambos, de lo pactado entre ellos como símbolo del profundo respeto que se genera en una sesión, privada o con público.

El Shibari es una práctica que requiere de una habilidad de alta precisión no sólo el que ata debe controlar la cuerda y el nudo, que es ciertamente complicado, también la persona atada tiene que gozar de una forma física y mental que le permita soportar el rudo abrazo de su atador.

Por último quiero decirte que en España tenemos la suerte de tener a una modelo conocida a todos los niveles, te recomiendo que la busques y disfrutes de su exquisito trabajo y dedicación, ella es Maya Homerton, que gracias a ella he conocido un poco mas los entresijos del arte del atado erótico.

 

Joaquín Berrolo

Sexólogo

 

Escrito por Joaquín Berrolo

Valora este artículo

Puntuación de 5 con un total de 3 votos.

Share This:

encuesta de sexualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.