Blog

Tres orgasmos, tres posturas.

Había una vez una hermosa mujer que un buen día descubrió al que sería su mejor aliado; el clítoris. Durante meses exploró, masturbó y excitó cada milímetro de piel de su pequeño amigo logrando orgasmo tras orgasmo, cada uno más satisfactorio que el anterior.

Unos días después, estaba ella masturbándose cuando comenzó a rozar la pared anterior de su vagina, lo que le provocaba sensaciones entre extrañas y gustosas. No cesó en su empeño hasta que descubrió que había encontrado ese famoso sitio del que tantos hablaban y nadie sabía: el punto G.

Lo que nuestra amiga no sabía, es que después del orgasmo de clítoris y el vaginal, existe un tipo mixto que provoca una tremenda explosión en el cuerpo ya que mezcla ambas sensaciones …

¿Lo descubrirá?

Tres posturas,  tres orgasmos es tan básico como útil, ya que habla sobre posturas bastante sencillas de realizar, así como consejos para una buena masturbación femenina que os llevarán a lograr paso a paso estos tres orgasmos.

En primer lugar, el clásico orgasmo del Punto G, de que ya hablaba The journal of sexual medicine hace años. La mejor forma de encontrarlo sin duda es la autoexploración y puedes identificarlo por su textura semi rugosa, o bien, porque cuando lo toques sentirás estimulación en la vejiga. La realidad es que aunque exista la creencia de que es muy difícil alcanzar este tipo de orgasmo, si sabes dar justo en el blanco, te aseguramos que disfrutarás como nunca.

Si lo que quieres es lograr este orgasmo masturbándote,  recuéstate sobre una superficie suave con un par de almohadas para que tu cuerpo tenga una ligera inclinación hacia adelante. Dobla tus piernas como si estuvieras en posición fetal e introduce dos dedosbusca tu Punto G y masajéalo suavemente. Si bien, al principio lo único que sentirás son ganas de ir al baño, te aseguro que con el tiempo te volverás fanática de esta posición.

Si lo que buscas es compartirlo con alguien y llegar a alcanzar este orgasmo, probad  con La carretilla”: recuéstate sobre la cama boca abajo y que él se mantenga de pie. Envuelve su cuerpo con tus piernas y asegúralas atrás, mientras tú te sostienes con tus antebrazos. Esta postura provoca una penetración muy profunda y además, estimula sobre todo la parte anterior de tus paredes vaginales, donde se encuentra este maravilloso punto G.

En segundo lugar, el orgasmo de  clítoris, el único órgano del cuerpo destinado a dar placer y que contiene más de ocho mil terminaciones nerviosas.

Si lo que quieres es lograr un orgasmo masturbando tu clítoris, es probable no necesites nada más que tu mano, pero para subirle de tono al asunto y de pasada divertirte, compra un pequeño vibrador de  alguna forma divertida. Si lo prefieres, una técnica muy recomendable es la de “El ocho”, la cual consiste en dibujar este número en toda el área para que el placer se maximice.

Si lo que buscas es disfrutar del orgasmo clitoriano en pareja, el sexo oral es una maravillosa opción para apreciar todo el potencial de este pequeño órgano. Déjale que juegue con su lengua haciendo todo tipo de figuras, palabras o movimientos y descubrirás lo que es un orgasmo de clítoris en todo su esplendor.

Para finalizar, el tercero en discordia es el orgasmo mixto, que lejos de ser un mito es una mezcla de sensaciones entre los dos anteriores, que te encantará una vez lo pruebes y disfrutes.

Si quieres lograrlo masturbándote, lo más recomendable es que utilices un vibrador con dos puntas. Existen cientos de modelos con varias velocidades, colores y formas que te estimularán ambas zonas a la vez, logrando un tremendo orgasmo mixto.

Si lo que quieres es lograr un orgasmo mixto con otra persona, la mejor postura es “ El nudo”,  que es igual que hacer el perrito pero dejando que tu pareja te estimule el clítoris con la mano. (También puedes estimulártelo tu misma si te sientes más cómoda). Así, si los preliminares han sido buenos y la situación está lo suficientemente caldeada, es muy probable que experimentes la maravillosa sensación que lleva consigo este orgasmo mixto.

 

Beck

 

Escrito por Beck

Valora este artículo

Share This:

encuesta de sexualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.