Tensión sexual en el Whatsaap, guiño guiño

Llevo mucho tiempo con ganas de escribir este artículo y compartirlo con vosotros. Hoy voy a hablaros sobre cómo podemos utilizar el Whatsaap para incrementar la tensión sexual con otra persona y así despertar su deseo sexual. Soy de las que piensa que el Whatsaap puede tener usos muy buenos (es una herramienta excepcional de comunicación), pero también puede ser, al igual que otras muchas redes sociales, una herramienta nefasta. Tanto es así que muchas veces en Terapia de Pareja el Whatsaap es trabajado como un tema especialmente problemático. Pero hoy me centraré en uno de los buenos usos que le encuentro: despertar el deseo sexual en la otra persona.

Ya comentaba en alguno de mis otros artículos que la Terapia Sexual muchas veces se inicia trabajando lo sensorial. ¿Qué es eso? Pues es precisamente lo que muchas veces olvidamos. Un masaje sin contacto con las zonas genitales, las caricias por todo el cuerpo, los susurros, las palabras, la relajación, música de fondo, la respiración de la otra persona…todo aquello que llega por nuestros sentidos pero que nos olvidamos de sentir. Estamos hablando de aquellas sensaciones que se escapan del coito: lo visual, lo auditivo, los olores, los sabores y el contacto físico. Al tratarse de Whatsaap, me centraré en el uso erótico que podemos hacer de LA PALABRA (escrita y oída) y LA IMAGEN.

A través de la escritura podemos generar tensión sexual con la persona que nos lee, una tensión sexual que si hay suerte podremos satisfacer y no dejarla pendiente. Alguna técnica para provocarla puede ser, por ejemplo, finalizar las frases con puntos suspensivos para generar articulo-numero-14-3misterio en la conversación. Tanto el misterio como la imaginación son muy importantes para despertar el deseo. Cuando ya se ha alcanzado un nivel relevante de confianza en este ámbito, erotizar la palabra puede ser una buena idea. Utilizar los dobles sentidos, las indirectas o insinuaciones. Además, Whatsaap es una herramienta que cuenta ya con emoticonos eróticos y sus últimas actualizaciones, por ejemplo la ofrecida por la web de Flirtmoji, cuentan incluso con imágenes de genitales y emoticonos fetiches (como podéis ver en la imagen que adjunto). Todo ello puede ser utilizado como complemento a nuestras palabras.

También nos permite enviar mensajes de audio, otra gran herramienta. Aquí estimularíamos lo auditivo. A través de un mensaje de voz podemos despertar deseo en la otra persona, retransmitir lo que pensamos, lo que nos estamos imaginando, lo que nos gustaría hacer con la otra persona…y todo siempre a través del oído. Lo paralingüístico (tono de voz, volumen) puede servir como estímulo excitante.

La imagen también nos puede ayudar. Enviar una imagen en la que nos vemos atractivos/as, con poca o mucha ropa (eso ya es una decisión del emisor), en posturas más o menos eróticas, etc. puede ayudarnos a incrementar las ganas de un encuentro sexual. De hecho el término actual “sexting” hace referencia al envío de fotografías y/o vídeos de alto contenido erótico con fines sexuales. Dedicaré otro artículo a hablar de esta práctica ya que encierra algún peligro, sobretodo relacionado con la privacidad del remitente.

Lo importante es ser coherentes con el nivel de confianza alcanzado con la otra persona, estar seguros de que es una persona leal que no compartirá la información y, sobretodo, no sentirse mal por hacerlo si la decisión está tomada. Es una práctica que considero adecuada para parejas que ya se conocen, aunque sólo sea en el ámbito sexual, o también para relaciones a distancia. De iniciar este juego erótico con alguien recomiendo mantener “la mente en clave erótica”, esto es, que nuestra mente se encuentre tranquila, receptiva y predispuesta a interpretar de manera erótica el mensaje recibido, dejando a un lado la culpabilidad y los prejuicios. Centrada en disfrutar. Los juegos son para divertirse, ¿no? Y es que las nuevas tecnologías pueden ser un buen aliado para reavivar la chispa de la pasión, siempre y cuando se utilicen de la manera adecuada.

Ahora ya sólo me queda conocer vuestra opinión. ¿Ya os habéis atrevido u os atreveréis? ¡Muchas gracias por leerme!

Escrito por Rosalía

www.adamiapsicologia.es

Valora este artículo

Puntuación de 5 con un total de 1 votos.

Share This:

encuesta de sexualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.