Multiorgasmo masculino, primera parte.

Resulta casi mitológico para algunas personas, hablar de que existan los hombres capaces de tener varios orgasmos seguidos. ¿Cómo voy a hacer eso si una vez me he corrido estoy tan cansado e indefenso que lo único que puedo hacer es tirarme en cama? ¿ Multiorgasmo masculino? ¿ Y qué pasa con la etapa de refracción del pene?

Todas estas y muchas más son preguntas lanzadas al aire que yo misma he oído, y que provienen de una misma y habitual confusión: creer que orgasmo y eyaculación son lo mismo en un hombre. Pues bien, el orgasmo y la eyaculación son procesos diferentes a un nivel fisiológico, aunque  es cierto que suelen darse al mismo tiempo. De hecho, puede que algunos de vosotros hayáis sido capaces de identificar una situación de inicio de un orgasmo, y un par de segundos después comenzarais a eyacular… Pues ahí está la clave.

Mientras que el orgasmo por definición acelera el pulso cardíaco, provoca un aumento de la temperatura y una serie de contracciones peri anales; la eyaculación implica prácticamente en su totalidad a la uretra, ya que es la encargada de liberar millones de espermatozoides durante la misma. De esta forma, si logras reducir el número o intensidad de contracciones en los momentos previos al orgasmo, lograrás también distinguir las dos sensaciones por separado además de controlar mejor tu eyaculación. A diferencia de otras partes del cuerpo, el pene no es un músculo que se ejercite o se fortalezca, por lo que requiere otro tipo de técnicas para conseguir un mayor disfrute y control de tu relación.

Pero empecemos por lo básico y hablemos sobre esa franja de tiempo que separa orgasmo y eyaculación, al fin y al cabo todo control a un nivel físico implica uno mayor a nivel mental. Mientras te masturbes, intenta poner plena conciencia en el momento de cosquilleo que te indica que vas a tener un orgasmo y, por habituación, a correrte. Recuerda que este punto puede sucederte varias veces, y se da antes del punto de no retorno donde la eyaculación es inevitable. Cuando sientas ese cosquilleo, intenta poner a prueba estos tres trucos:

Primero respira calmadamente por la nariz, para intentar bajar tu ritmo cardíaco y evitar tener contracciones inminentes tras esta sensación. Acompaña esta respiración de un nivel elevado de concentración en todas las sensaciones del momento previo al orgasmo, intentando así identificar y separar cada una de ellas.

En segundo lugar, si estás tumbado en una superficie horizontal intenta contraer el abdomen y mover tu cadera hacia arriba y hacia ti, elevando así la zona anal y disminuyendo la intensidad de las contracciones.

Casi al mismo tiempo que comienzas a respirar calmado y elevas tu cadera, coloca tu dedo índice y corazón entre el ano y la base del pene. Si realizas cierta presión en esta zona calmarás las contracciones y podrás controlarlas mejor.

Es muy probable que no seas capaz de ver resultados la primera o las primeras veces, ya que el ser humano tiene un hábito muy fuerte de vivir ambas situaciones conjuntamente. Esto es debido a dos motivos completamente distintos: por un lado la visión reduccionista de que una eyaculación es el lazo de oro para un acto sexual, además de la meta a perseguir. Por otro, el mero hecho de que es la eyaculación la que provoca la salida de la mayor parte del líquido seminal y por lo tanto, de espermatozoides. Al fin y al cabo el instinto más primitivo nos dice que la relación sexual que busca el apareamiento, es posible una vez se liberen estos millones de espermatozoides en la hembra, por lo que podría decirse que eyacular tan pronto sentimos un orgasmo es casi, un acto reflejo de la especie humana.

Con estos tres pequeños trucos podrás alargar tus sensaciones de  placer, controlar mejor tus eyaculaciones y disfrutar muchísimo más de la capacidad para sentir un orgasmo. Además, si logras sentir un orgasmo sin eyacular podrás comenzar a explorar el mundo de la multiorgasmia evitando esa sensación de fatiga post-eyaculación y atrasando el momento de descanso que tu pene necesita tras eyacular.

La próxima semana  te enseñaré como ponerlo en práctica si sois dos los que vais a disfrutar del acto, así que ya sabes…  ¡ Todo lo bueno empieza cogiendo un poco de aire!

 

Beck

Escrito por Beck

Valora este artículo

Puntuación de 5 con un total de 2 votos.

Share This:

encuesta de sexualidad

2 Comments to Multiorgasmo masculino, primera parte.

  1. Tomás Erickson dice:

    Llevo tiempo esperando a que escribáis la técnica y preguntándoos por ellla. Gracias por tocar el tema. Te agradezco que sigas con él porque te leeré en detalle y lo compartiré.

    • Beck dice:

      Muchas gracias por leerme, esta semana he publicado un poquito más sobre el tema. Si tienes más dudas, preguntas o quieres información más concreta no dudes en decírmelo y lo escribiré » a la carta» encantadísima.
      Un saludo.

      Beck

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.