Los Jedi del orgasmo masculino: testículos, perineo y ano

¿Queréis un orgasmo diferente y más intenso?

Chicos relax, dejad los tabúes en el felpudo y disfrutad.

Chicas, ¿empezamos?

Los hombres sois capaces de eyacular por medio de la estimulación de la próstata, mediante un buen masaje, sin ninguna otra estimulación genital (esto puede ser utilizado en hospitales para obtener muestras rápidas de semen). La próstata, está situada enfrente del recto, por lo tanto se puede estimular manualmente a través del ano y mediante masajes en la zona del perineo (área que se encuentra entre los testículos y el ano y está relacionada directamente con la erección, no debéis olvidarla).

Podéis empezar acariciando suave y cuidadosamente las ingles y los testículos hasta llegar al perineo.

Masajea la zona del perineo con la yema de tu dedo, puedes hacer círculos suaves y observa la reacción de tu compañero, no lo hagas durante demasiado tiempo, ve variando, puedes presionar suavemente la zona con tus dedos o nudillos, o recurrir a un masaje suave con tu lengua, tanto por la zona del perineo como por otras partes del área genital, lo importante es que vayas jugando en función de la respuesta que recibas de tu pareja (círculos con la yema de tu dedo, masaje con la lengua, presión suave del perineo etc.) no te centres en el pene olvidando todo lo demás, explora y descubre nuevos territorios.

Conforme vaya aumentando el clímax y la erección aproxímate a su ano, importante el lubricante ya que no es una zona húmeda, en caso contrario puede ser doloroso, la saliva siempre es un buen recurso, pero las primeras veces una ayuda extra no va nada mal, ya que el ano tiende a contraerse.

Empieza con movimientos alrededor de su esfínter, acariciando y ejerciendo una presión suave pero sin penetrar aún. Estimúlalo muy lentamente con los dedos o la boca para ir relajando la zona. Si puedes, no pares de acariciar su pene, testículos o la zona del perineo, eso lo ayudará a excitarse más y más.

Cuando notes que su erección aumenta y el ano está preparado (ligeramente abierto) introduce lentamente uno de tus dedos, con cuidado y despacio para que él se acostumbre a esa nueva sensación.

Si todo va bien introduce un poco más tu dedo, entre unos 3-5 cm más o menos, curvándolo hacia arriba en dirección a su abdomen, para encontrar la próstata. Su forma es circular e irregular.

¿Ya la tienes? masajea de forma muy suave, piensa en tu clítoris, son partes muy delicadas, un roce subido de tono puede doler. Con ese masaje muchos hombres podéis tener un orgasmo, pero sabemos que el sexo no son ciencias exactas y cada cuerpo es un misterio por descubrir, siempre podéis jugar a la vez con su pene y testículos para provocarlo. Si notáis el ano lo suficientemente abierto, introduce y saca tu dedo como si fuera una penetración, siempre suave, no os pongáis barreras, experimentar.

En todo lo descrito como veréis se necesita comunicación por ambas partes, él es tu guía, hay que ir respondiendo a sus estímulos, es básico, con paciencia y ganas podéis conseguir un orgasmo que no olvidaréis. No os preocupéis si a la primera no sale, es normal…

¿Acaso Luke Skywalker se hizo Jedi en un día? pero vale la pena intentarlo.

¡Feliz fin de semana!

NOTA (obviedades que no está de más recordar): Higiene íntima, uso de condón siempre que la práctica lo requiera, aconsejable tener las uñas cortas, no recomendable si él padece hemorroides.

Sere Casañ Guzmán

Escrito por Sere

Valora este artículo

Puntuación de 5 con un total de 3 votos.

Share This:

encuesta de sexualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.