Estoy enamorado, no estoy enamorado; El poder de las margaritas en el amor

Cuando empiezas a intimar con una persona todo va bien, te encuentras a gusto, y todo fluye. Pero a medida que avanzas, observas que esa persona empieza a sentir más o menos que tú, y entonces te asalta la duda de si te estás o no enamorando de esa persona. Del mismo modo aparece cuando llevas mucho tiempo y la rutina empieza a hacer mella en la pareja. Ahí no sólo te planteas qué ocurre, sino que directamente confirmas no estar igual de enamorado que al principio.

kermit-383370

Saber si estás enamorado es la manera de justificar que todo va bien, y la clave no es saber si estás enamorado, la clave es saber si eres feliz. Siendo feliz no necesitas cuestionarte ni tratar de entender qué sientes. Las relaciones pasan por distintas fases, y el enamoramiento es una de ellas. Cultivar la relación día a día lleva de manera implícita la satisfacción en la pareja. No se trata de estar enamorado, sino de hacer feliz a tu pareja cómo si cada día fuese vuestro primer encuentro.

¿Cómo sé si estoy enamorado? Una de las claves para saberlo es cuando te lo preguntas. Muchas personas a quiénes pregunté así me respondieron. “Si te preguntas si estás enamorado, eso significa que no lo estás”.

Cuando estás enamorado no te asalta la duda; Lo sientes y el propio cuerpo te impulsa a vivir el momento sin miedo, sin ningún tipo de preocupación.

Cuando te enamoras no hay fecha de caducidad, quieres hacer eterno lo pasajero. Tiras de la vida sin esfuerzos. El reloj se para porque existe el tiempo psicológico y el tiempo del reloj. Pero el tiempo es relativo, y el mismo Einstein lo decía: “Cuando un hombre se sienta con una chica hermosa por una hora, parece que transcurre un minuto. Pero si se sienta en una estufa caliente por un minuto, este es más largo que cualquier hora”.

Pero, ¿se elige estar enamorado? Muchas personas se definen como enamoradizas porque enamorarse es una actitud, una predisposición a la vida. Nos enamoramos de un lugar, un momento, una canción, una frase, un libro, una persona, una profesión, un sabor, una flor. Nos enamoramos de todo aquello que estamos predispuestos a observar, sentir, aprender, valorar, y sobre todo admirar.

Te muestro un estudio sociológico de Arthur Aron donde se pudo observar como varios desconocidos se enamoraron en menos de una hora, gracias a un cuestionario muy concreto que hizo abrir los sentimientos de los desconocidos, mostrándose tal y como eran.

El fin del estudio enseña que debemos abrirnos a la gente, mostrarnos como somos y querernos más, mucho más.

Recuerda, “El amor durará tanto como lo cuides y lo cuidarás tanto como lo quieras, sólo hay que detenerse y atreverse a abrirle el corazón a alguien”.

Escrito por Noemi González-Bellés

Noemi González-Bellés

Licenciada en Psicología
Especializada en Ansiedad, Sexología Clínica y Terapia de Pareja

Col. CV-12338

Valora este artículo

Puntuación de 5 con un total de 101 votos.

Share This:

encuesta de sexualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.