El placer no se crea ni se destruye…¿o sí?

¿El cuerpo es algo intrínseco a la naturaleza, una verdad absoluta?, ¿tus gustos, aquello que te proporciona placer es algo que escapa a la cultura?, ¿placer y cuerpo no participan del acontecer social?

Hasta la década de los 60 estar demasiado delgada era un problema, los cánones de belleza femeninos tenían como modelo a mujeres de cuerpos curvilíneos, Marylin Monroe, para solucionar este contratiempo aparecieron productos como Plus Forma, ¡consigue esos rollitos seductores! Además el vello púbico gustaba, era femenino y excitante, aquellas mujeres con curvitas no conocían el término: depilación brasileña.

Año 2016, la delgadez y la juventud te conducirán a un estado de salud, belleza, felicidad y éxito.

Al parecer todo esto se asocia más con lo femenino, lo masculino participa del culto al cuerpo, por supuesto, pero de una forma más laxa, se permiten los fofisanos y los pelitos siguen siendo sinónimo de virilidad, no de feminidad.

“El cuerpo como lienzo dónde se dibuja la realidad social”

Así que dentro del modelo heterosexual que impera en nuestra sociedad, asociarás lo femenino con rudeza, barriguita cervecera, pelitos por todas partes, empotradora y por el contrario lo masculino con gestos suaves, maquillaje, depilación y sensibilidad, ¿no? No.

Aquello que razonas como verdades arraigadas sobre la naturaleza humana (los hombres no lloran), así como algunos de tus gustos (me gustan completamente depiladas), y tu ideal de cuerpo (¡qué bonita la delgadez!) parece varían a lo largo de la historia; cada sociedad, en cada momento, tiene su régimen de verdad y lo defiende con uñas y dientes.

Hoy en día los cuerpos deben ser delgados y jóvenes, la oferta es amplia para conseguirlo: centros de belleza, running, productos dietéticos, depilación láser, fotodepilación, cosméticos, reconstrucción del himen, tratamientos para la alopecia, libros, vídeos especializados…

En ese contexto el cuerpo se transforma en un vehículo de placer, cuanto más se aproxima a las imágenes idealizadas de juventud y salud más valor se le otorga, más se asocia en el imaginario colectivo con placer.

Sin embargo hay personitas que se quedan al margen de ese cuerpo normativo y legítimo, esa rigidez de los cánones de belleza supone una batalla para conseguir aceptación social por parte de mucha gente, puede producir problemas de inseguridad y de no aceptación del propio cuerpo con sus consiguientes daños colaterales: anorexia, bulimia, depresión, el paso del tiempo como enemigo…

“El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos caminos sino en tener nuevos ojos” Marcel Proust.

No aceptar tu propio cuerpo o vivir en un estado permanente de inseguridad no parece el mejor camino para transitar el placer, que a su vez contiene sus propias verdades arraigadas en nuestra sociedad: el tamaño del pene, tiempo que tardarás en correrte, tiempo que tardarás en recuperarte, tamaño de las tetas, del clítoris, ¿cuántos en una noche?, ¿te has corrido?

La inseguridad, la ansiedad y el estrés son malos compañeros de alcoba, cuando estés en la intimidad, procura olvidarte de los cánones de belleza establecidos, de los tiempos, de las medidas, del placer basado exclusivamente en los genitales, del orgasmo como destino, por el contrario siente, investiga, desea y disfruta. Es tu placer, es tu cuerpo, es tu momento y son únicos.

¡Feliz fin de semana!

Sere Casañ Guzmán

 

 

 

 

 

Escrito por Sere

Valora este artículo

Puntuación de 5 con un total de 6 votos.

Share This:

encuesta de sexualidad

6 Comments to El placer no se crea ni se destruye…¿o sí?

  1. laura dice:

    Hola. Tengo 44 años y solo quería compartir con todas las mujeres que leen el blog un tema que comentaba con amigas esta semana. Todas nosotras tenemos peor cuerpo que cuando teníamos 24 años, pero tenemos menos vergüenzas y disfrutamos mucho más de él.

    Animo a todas las chicas jóvenes a que se dejen de ralladuras y lo disfruten a tope.

  2. Saúl dice:

    Hola!
    Solo quería comentaros que a lo largo de mi vida he estado con muchas mujeres hermosas.
    No he encontrado ninguna que se sienta bien al 100% con sus pechos. A pesar de que a mí me encantaban.

  3. José Vicente dice:

    Es curioso. Casi todos queremos tener una pareja guapa cuando estamos solteros/as. Sin embargo, al pensar en nuestros amigos/as que tienen pareja, ni ellos ni ellas son especialmente guapos/as. También os pasa?

  4. Leonor García Puig dice:

    Es triste estar toda la vida luchando por no parecer que tienes años. Es una de las batallas que tienes perdida desde antes de empezarla. Disfruta de las arrugas porque, como las cicatrices, son signo de aprendizajes y sabiduría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.