El club de las barriguitas vividoras

Ahora con el veranito tan cerca ya empiezan a verse muchas premamás enseñando la barriguita, lo que me ha servido de inspiración para escribir este artículo, ya que corren cientos de miedos y falsas leyendas sobre la sexualidad y el embarazo. Y tú ya sabes que aquí, en Pornoeducativo, nos encanta machacar todos esos mitos. Pues atent@ con el TOP 5 de falsos mitos sobre el sexo y el embarazo:

pregnancy-1410705_1920

1) El sexo puede dañar al bebé:

Éste es, con diferencia, el más extendido de los mitos sobre sexualidad en mujeres gestantes. Pues lamento tener que desmitificarlo y lamento decirte que tu pene no es un martillo neumático que pueda destrozar vísceras, ni tu vagina un cuenco de porcelana frágil. El pene durante las relaciones no penetra hasta dentro del útero, donde se alberga el bebé, por lo que no hay un contacto directo donde puedas martillearle la cabeza y hacer “que te salga tonto el nene”. Por otro lado, el propio cuerpo de la mujer dispone de métodos de protección natural ante tales incidentes, como por ejemplo la colocación anatómica de la vagina y útero, que ayuda a impedir este tipo de percances. Así que, a no ser que el propio ginecólogo contraindique el sexo, tu pa´lante como los de Alicante.

2) Ya no le resulto atractiva a mi chico:

Durante el primer trimestre de embarazo es común sentir que la autoestima ha caído en picado. Las nauseas, los cambios anatómicos que se empiezan a vivir, las molestias y dolores, las preocupaciones, etc. convierten esto en un suma y sigue de desgracias que te hacen sentir fatal contigo misma, pero nada más lejos. Tu piel nunca ha estado tan suave y sana en la vida, el aumento de tamaño en los pechos y en el culete suelen ser muy bien recibidos por el público masculino, de la noche a la mañana tienes un pelazo que Llongueras mataría por peinar, las hormonas te cargan de energías… En definitiva, guapa, guapa y GUAPA.

3) Si ya estamos embarazados ¿para qué queremos sexo?:

Pues simple y llanamente, porque follar mola mucho. Esta creencia viene arrastrada del pensamiento sexo=reproducción, por lo que no se concebiría mantener relaciones si ya se ha conseguido el objetivo. Pero entonces obviaríamos una cosa, con tanto cambio hormonal el apetito se dispara y, no solo eso, con los cambios pertinentes a esta etapa la vagina se encuentra mucho mas irrigada por vasos sanguíneos y por lo tanto adquiere mayor sensibilidad. ¿Cómo se traduce esto? En que son muchas las mujeres que admiten que nunca habían tenido orgasmos tan fuertes y placenteros como cuando se quedaron embarazadas, es más, otras tantas afirman que no vivieron su primer orgasmo hasta que no se quedaron embarazadas, gracias a estos cambios. Otro mini punto más para el equipo de las barriguitas vividoras.

4) El bebé se mueve porque el sexo es malo:

Muchas mujeres se sienten incómodas porque al tener orgasmos notan como el bebé tiene más movimiento de lo normal. Esto es comprensible ya que estamos aportando un chute de oxitocinas y cortisol al peque, ambas neurotransmisores liberados durante el gozo. Esto, lejos de ser dañino, es un aporte sensacional para un sano y correcto desarrollo cerebral del bebé.
“Ya Juanma, pero tú que eres chico no lo entenderías, se mueve mucho si me corro”. Yo también me movería mucho si me lo estoy pasando pipa con ese chute de oxitocina (hormona del placer y el amor) y más aún si estoy confinado a un espacio tan justito como es el vientre de mamá.

5) El sexo provoca bebés prematuros:

En parte esto ha sido divulgado por una malinterpretación de las escrituras, las de los gines me refiero. Cuando las mamás y los papás se encuentran a punto de salir de cuentas, la sabiduría popular repite el mismo dicho “Ten sexo que eso ayuda al alumbramiento”. Esto es así porque la oxitocina induce el parto (se inyecta oxitocina artificial para provocarlos) y durante el orgasmo se libera a chorro. Además, durante este momento también acontecen una serie de espasmos musculares que ayudan a la colocación fetal y a que la madre ejercite los músculos del suelo pélvico, lo que hace que “entrenemos” en dar a luz, pero no por ello se provoca un nacimiento.

Durante el embarazo ya hay demasiadas preocupaciones como para querer inventarnos nuevas, así que mis súper consejitos de sexólogo son: Escucha los consejos de tu ginecólogo sobre el tema y, sobretodo, aprovecha esta etapa tan bonita para que tu sexualidad siga siendo explotada. Por supuesto que hay ciertos cambios a los que atenerse, como que con el vientre tan grande hay ciertas posturas que no son agradables, o que el aumento de sensibilidad en los pezones hace que pueda ser hasta doloroso que tu pareja jugueteé con ellos… pero sabes que en esto del sexo muchas veces hay que adaptarse y estoy seguro que habrás sabido o que sabrás hacerlo a la perfección. ¿Y si no? Pues deja un comentario comentando tu caso que tenemos un buen elenco de sexólogos que nos morimos de ganas por echarte un cable.

¡Un abrazo y feliz semana!

Escrito por Juan Mª Soler Martínez

Licenciado en Psicología, especializado en Terapia de Parejas y Sexología

Valora este artículo

Puntuación de 4.6 con un total de 16 votos.

Share This:

encuesta de sexualidad

4 Comments to El club de las barriguitas vividoras

  1. Juan María soler ramirez dice:

    Joooo ya lo decía yo pero este tema tienen que leerlo muchas mujeres .

  2. Jesus Martínez Muñoz dice:

    Debo reconocer que se han caido varias ideas que tenia por falta de información y me jode porque ya es un poco tarde para un nuevo embarazo lo dejare para la reencarnación próxima.

  3. Lola la malagueña con gafas de pasta ;) dice:

    Creo que cada chica reacciona de una manera en este período.
    Una amiga mía se puso tan caliente durante su embarazo que estuvo apunto de ponerle los cuernos a su chico porque se follaba mentalmente a todo hombre con el que se cruzaba.
    Luego, una amiga de mi madre me contaba que estuvo desde el primer mes de embarazo hasta que el su hijo tenía 7 meses de edad, sin tener sexo para nada con el padre del chiquillo. Decía que no le apetecía nadita, y que tras el parto la falta de sueño hacía que tuviesen que elegir entre follar o dormir. Y elegían dormir, claro.
    Antes del nacimiento, no sé cómo lo llevaría el padre, pero estar 8 meses sin tener sexo con tu pareja es algo que no me imagino. Es que parece que paséis a ser meros compañeros de piso. Espero que al menos las muestras de cariño se mantengan porque si no hay que plantearse mucho más el tener hijos.

    Otra cosa, si os podemos sugerir temas a la gente de la web (que me mola mucho) os propongo hablar de si de verdad existen o no dos tipos de orgasmos femeninos: clitoriano y vaginal, porque yo sólo tengo uno clitoriano y no sé si es verdad que hay otro diferente.

    Que felicidades por el artículo! Que ya me olvidaba!

    • Juan Mª Soler Martínez Juan Mª Soler Martínez dice:

      Hola Lola!
      Como bien dices cada persona vive esta etapa de una forma u otra. En este artículo he querido exponer los principales mitos que rondan el tema sin entrar en la forma de sobrellevarlo.
      Por otro lado, ¡por supuesto que puedes aportar temas! Ya sea a través de los comentarios en la web o en la página de facebook.
      El tema del orgasmo clitoriano VS vaginal ha sido algo que aunque no tiene artículo propio sí que se ha mencionado en diferentes artículos. Aún así estoy contigo y me apuntaré para futuras aportaciones darle un espacio propio a esta duda.

      Un saludo y muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.