Blog

A chorro. Eyaculación femenina

¿Alguna vez te has preguntado por qué tienes ganas de ir al baño después de mantener relaciones sexuales?

 

Si te has fijado alguna vez, (y si no, te invito a que lo hagas) el líquido que expulsas no es amarillo, sino más bien transparente, o blanquecino. No parece orina, no huele, no tiene la misma densidad, ni el mismo color. Además, te han venido las ganas de repente, cuando ya habías ido al baño antes, y encima has sudado como si no hubiera un mañana. Por lo tanto, si no tiene nada en común, quizá, y solo quizá, es que no es orina.

¿Entonces, que es? Enhorabuena, has eyaculado.

La eyaculación, a pesar de que desgraciadamente este bastante extendida la idea patriarcal de que es solo cosa de hombres, la tenemos todas. La excusa que se ha utilizado para no llamar eyaculación al líquido que expulsan nuestras próstatas es que no contiene espermatozoides.

Pero ¿y si te dijera que el líquido que segrega la próstata de los hombres tampoco contiene espermatozoides? Los espermatozoides no son generados por la próstata, sino en los testículos. El líquido eyaculado por la próstata es simplemente el medio que los transporta, no el que los crea.

Nuestra próstata ha sido anulada, tanto, que probablemente pongas en duda su existencia. Si no me crees, te animo a buscarla, ¡Más que nunca está en tus manos!

water-339436_960_720

 

Y para ayudarte en su búsqueda, vamos a localizarla. Mete dos dedos a unos centímetros de la entrada de la vagina, y una vez dentro, presiona repetidamente con estos hacia el hueso púbico. Sentirás una parte más densa y escurridiza si la mueves hacia los lados. Si pruebas a contraer los músculos de la vagina notarás como esta parte no se contrae, y es que no es un musculo, es tu próstata.

Una vez que la has encontrado, estaría bien que te reconciliaras con ella después de tanto tiempo. Ponte cómoda, aunque la mejor posición para eyacular es en cuclillas, o en vertical, cosa de la gravedad. Para estimularla, puedes, con los dedos curvados, hacer un movimiento circular de dentro hacia fuera, o estirarlos y contraerlos hacia el hueso púbico, como si llamaras a alguien.

La próstata, está enraizada en torno a la uretra, y tiene un conducto bífido que la comunica con el exterior cuyas salidas están situadas a los lados del meato urinario (salida de la uretra) por lo que los orificios por los que eyaculamos están muy próximos al orificio por el que orinamos. Cuando la próstata esta dilatada, presiona a la uretra y debido a esto, en algunas ocasiones la sensación de estar cachonda o tener ganas de hacer pis puede ser similar. Así que es normal que te parezca sentir ganas de orinar en el momento en el que vas a eyacular, pues además, no tienes otro tipo de acontecimientos asociados a esa sensación.

Por lo tanto, las eyaculaciones no salen de la uretra, así que, no es orina. Pero tranquila, si lo que te preocupa es orinarte u orinarle, es imposible orinar y eyacular a la vez, hay una válvula que se encarga de esta gestión.

Si tu duda es que no sabes cuándo eyaculas o lubricas, la clave es que la eyaculación comienza a salir solo durante el sexo o en puntos muy altos de placer, en cambio la lubricación se da antes de que comience, solo de pensarlo muy fuerte ya puedes estar lubricando.

¿Tiene todo esto algo que ver con el punto G?

El gran misterio sin resolver ¿Dónde está el punto G?
Es fácil, no lo vas a encontrar nunca, porque el Punto G NO EXISTE.
  Es una excusa para fomentar la penetración, y así, mientras se trate de buscar el punto g dentro de la vagina se dejará de lado la estimulación del clítoris. Pero esto, ya, otro día.

Por lo tanto, la eyaculación femenina es una opción, no un motivo más de frustración. No es más, ni mejor una relación sexual por la capacidad eyaculatoria que tengas. Es un error abismal identificar la eyaculación con un orgasmo superior a cualquier otro, ya que esto contribuye a la idea de que sin penetración el placer que obtenga la mujer será inferior. Reconciliarnos con nuestro cuerpo, conocerlo y hacerlo nuestro es fantástico, pero siempre teniendo en cuenta que el UNICO órgano capaz de producir un orgasmo es el clítoris.

Si te apetece probar un experimento, la remolacha tiñe la orina, come unas horas antes unas cuantas, y oye, a ver qué pasa.

 

Bibliografía recomendadísima: Coño potens. Diana J.Torres.

 

Un besito!

Escrito por Bea. H

Graduada en Psicología. Especializada en Terapia de Parejas y Sexología

Valora este artículo

Puntuación de 4.6 con un total de 5 votos.

Comparte:

encuesta de sexualidad

6 Comments to A chorro. Eyaculación femenina

  1. Susana dice:

    Me ha servido de muchísimo!

  2. Carmen de Sousa dice:

    Probaré lo de la remolacha!
    Gracias!!

  3. Gracelyn dice:

    I read your post and wisehd I was good enough to write it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.